Los Chicos Guapos y La Tardanza

Recuerdo una conversación que tomó lugar antes de llegar acá en Buenos Aires, entre mi madre, mi tía y yo - aun yo no estuve participando de verdad. Me puse de pie mientras dos mujeres de edad alrededor de 50 años cotorreando, como si fueron dos adolescentes, de todos los guapos Latinoamericanos que conocería en Argentina … chicos parecidos a Ricky Martin, Rodrigo Santoro (a quien le refirieron como “the gorgeous one from Love Actually”) y  Gael Garcia Bernal.

Me preguntaron si sería posible que pudiera encontrar un chico guapo que juegue polo y quizás tenga una ranchera en el campo, y también una casa linda en Buenos Aires que podrían visitar.  Me parecía como si mi madre estaba pensando más en quien podría ser su yerno futuro y en donde podría ir en vacaciones, más que mí educación y la aventura que estaba adelante.

Me convencieron que estaría estropeado para la opción, que todos los chicos adecuarían con el estereotipo que en inglés es “tall, dark and handsome”. Esta es una frase usada para hablar de los latinos, algo así como los italianos también, es algo que oímos en las películas y lo leemos en revistas, así, seguramente es verdad ¿no?

Cuando usado en este sentido esta frase llega a ser unas de las frases estereotipadas que hablan Dumas (Le Conte de Monte-Cristo, 1846). En el artículo Laurousse explica que la frases estereotipadas han sido nuestra desgracia desde hace sesenta años”… Desafortunadamente, en este caso, como dice Laurousse, este estereotipo llega a ser la desgracia de mí… En mi experiencia las creencias de mi madre y tía eran falsos, súper falsos.

Si fuera de menor altura quizás tendría otra opinión, pero en primer lugar, los chicos definitivamente no son altos.  Sí, generalmente tienen piel y pelo moreno, pero lo siento, los chicos que he conocido no son guapos… pero quizás estoy buscando en lugares equivocados.

En general hay un crecimiento que estereotipos siempre son negativos, aunque opino que este fue un estereotipo bastante positivo, creo que los chicos argentinos estaría contentos con este estereotipo. El único problema era que tuvo un efecto dañino sobre mí y mis esperanzas, o sea las esperanzas de mi madre. Como Walter Lippmann dijo, los estereotipos mediatizan nuestra relación con lo real.

Cuando habían terminado esta conversación, hablamos más de Argentina, y una vez más los estereotipos surgidos. Empezamos hablar de la tardanza y lentitud que habíamos oído de los argentinos. Estamos de acuerdo que me sentiría inmediatamente cómodo en este tipo de entorno en Argentina… y hasta un cierto punto sí, me siento muy cómodo. Una persona no de Inglaterra diría que no soy una inglesa de verdad, porque el estereotipo de nosotros es que todos somos puntuales, siempre tenemos prisa y no podemos relajar. Esto no es una buena representación de me creo que soy más Argentino que inglesa con respeto a eso.  Al contrario hay cosas que nunca voy a acostúmbrame, por ejemplo a la lentitud de cual todo el mundo camina acá, ni a la lentitud del servicio en las supermercados y tiendas.  ¡¿Por qué están tan lentos?!

No es exactamente un estereotipo positivo, y no me gusta estar de acuerdo con algún tipo de generalización, pero en este caso creo que nuestras predicciones eran verdad. No creo que tenga bastante evidencia para argumentar en contra de este estereotipo, debido a mi experiencia hasta ahora, este estereotipo es más cerca a la verdad que el otro. Lo siento, chicos.

Sin importa si los estereotipos son positivos o negativos, o correctos o incorrectos, estoy segura de una cosa, que surgen debido a una falta de información o experiencia. Estoy de acuerdo con John Harding cuando dice que el estereotipo es “más simple que complejo y adquirido de segunda mano más que por una experiencia”. Claro, a veces los estereotipos son graciosos y puedo entender que los estereotipos de gente de Inglaterra son chistosos, pero lo más dañino es que una vez que un estereotipo ha formado se resiste al cambio. Depende en el estereotipo, pero esto puede ser muy injusto y a veces muy nocivo. 

Eleanor Bird, Inglaterra

International Development